miércoles, 12 de diciembre de 2012

El Castillo de Highclere donde se rueda Downton Abbey

Highclere Castle y Downton Abbey
-Autor: José Luis Urraca Casal*-

El Castillo de Highclere y los lugares donde se rueda la serie Downton Abbey

Las producciones televisivas y cinematográficas británicas que han girado en torno a la vida de familias nobiliarias o de la alta sociedad han acostumbrado a tener como marco de fondo extraordinarios edificios para albergarlas. Así el imponente castillo Howard fue el de la ficticia y noble familia Flyte en ‘Retorno a Brideshead’ a comienzos de la década de los 80 y volvería a hacerlo en su adaptación a la gran pantalla en 2008. Quizás sea el más ilustre antecedente de lo que ha significado el castillo de Highclere para la serie que ha constituido todo un fenómeno social en nuestros días, ‘Downton Abbey’. La creación de Julian Fellowes tiene en esta mansión reconstruida al estilo isabelino a mediados del Siglo XIX un protagonista de excepción que abordamos en Historia y Cine.
La actual edificación fue diseñada por Charles Barry en el Siglo XIX.

El estilismo de la serie Downton Abbey y su recreación de la época Eduardiana en Inglaterra han marcado tendencia, traspasando la pantalla,  hasta en el mundo de la moda. Y uno de los ases de la serie es la mansión en la que se desarrolla la vida, ese paradigmático arriba y abajo, de los Condes de Grantham y el personal de su servicio. Se trata del castillo de Highclere. Desde que comenzase a emitirse la serie, las celebraciones en la campiña inglesa y la demanda de casas señoriales para ello han aumentado considerablemente. La reciente adaptación de la BBC de ‘El final del desfile’, de la que hemos hablado en Historia y Cine ha tenido en Ducombe Park su bastión arquitectónico. Mismamente la serie de Antena 3 que recientemente se ha estrenado en las islas británicas, ‘Gran Hotel’, ha recurrido a una de las joyas de la arquitectura del norte de España construida a comienzos del Siglo XX, el Palacio de la Magdalena en Santander, para convertirlo en su buque insignia, y el resultado ha sido similar. El Palacio ha despertado el interés de muchos televidentes que se acercan a la capital cántabra incluso con la intención de hospedarse en el mismo pensando que el hotel de la ficción lo es también en la realidad.
La edificación en el Siglo XVIII.

Regresando al castillo de Highclere, éste se encuentra en el condado de Berkshire, en el sur de Inglaterra, a menos de 100 kilómetros de Londres. Pertenece a familia de los condes de Carnarvon desde 1679 -el título lo recibió Henry Herbert de Jorge III en el Siglo XVIII-. Previamente y durante 800 años, la finca fue propiedad del obispado de Winchester, tiempos que han quedado asociados al nombre de uno de sus espacios más encantadores, el jardín de los monjes. Al castillo medieval de los obispos de Winchester le siguió, construida sobre sus cimientos, una nueva edificación de planta cuadrada en la que a finales del Siglo XVIII y principios del XIX se llevaron a cabo importantes obras de reconstrucción pasando a convertirse la casa de viejo ladrillo y piedra tallada en una clásica mansión georgiana.
El rodaje utiliza algunas de las estancias de la primera planta.

Pero su actual estampa se la debemos a uno de los arquitectos más reconocidos del Siglo XIX, Charles Barry, quien tras ser contratado por el tercer conde de Carnarvon, diseñó la edificación recién finalizada la construcción de las Casas del Parlamento de la Abadía de Westminster en Londres, con las que guarda cierto parecido en su estilo como bien puede observarse. Sería Barry quien lo transformaría en la deslumbrante edificación que conocemos hoy, siendo completadas las obras del interior en 1878.
Vista a través de las columnas de Jackdaw's Castle.

La quinta condesa de Carnarvon, Lady Almina, era hija ilegítima de Alfred de Rothschild, el primer judío en convertirse en director del Banco de Inglaterra, de quien recibió una importante dote de 500.000 libras al contraer matrimonio en 1895 con el endeudado Lord Carnarvon y más tarde, en 1918, heredaría su fortuna, inyectando una valiosísima suma de capital a la noble familia propietaria del castillo. Esa fortuna serviría para que Lord Carnarvon financiase las expediciones arqueológicas de Howard Carter que tras años de persistentes excavaciones terminaría hallando la tumba del Faraón Tutankamón en 1922. De ahí la conexión de Highclere todavía hoy con el arte egipcio. En esos años, Highclere Castle continuó siendo lugar de reunión de la alta sociedad británica, por donde pasaban egiptólogos y políticos, el hermano de Lord Carnarvon, Aubrey Herbert, por ejemplo, fue elegido miembro del Parlamento.
El castillo de Highclere convertido en hospital durante la Gran Guerra.

Tal y como sucede en la serie, en la vida real, La condesa Almina convirtió Highclere en una hospital para los heridos en septiembre de 1914, recién comenzada la Primera Guerra Mundial. Ella misma actuó de enfermera, cuidando de la confortabilidad de los convalecientes. Durante un breve espacio de tiempo, durante la Segunda Guerra Mundial el castillo acogió a niños ingleses evacuados de Londres ante la amenaza de los bombardeos alemanes.

En la actualidad los octavos condes de Carnarvon viven parcialmente en el castillo, el cual puede visitarse, lo mismo que los campos que lo rodean. Se celebran eventos en sus jardines y también algunas de sus estancias están abiertas al público, como la sala de música, pudiendo alquilarse para reuniones y conferencias, además de existir visitas guiadas.
La escena de la caza del zorro permite ver la campiña que rodea el castillo.

Mil hectáreas de zonas verdes rodean al castillo, y fueron diseñadas por el paisajista Lancelot Brown para el primer conde de Carnarvon en el Siglo XVIII. La estructura de un templo clásico construido por Robert Herbert en 1743, y donde se ha grabado alguna escena de la serie, proporciona una bella vista del castillo. También se pueden realizar paseos por el lago de Milford en fines de semana de mayo y los meses de julio y agosto, en cuyo diseño también ha participado el paisajista Jim Russell. En los alrededores también encontramos el Paseo hasta la Capilla del Cementerio victoriano o el paseo de London lodge, y la bella atalaya que supone Heaven’s Gate (la puerta del cielo).
La puerta del cielo ofrece una bella vista del castillo de Highclere.

Las escenas del piso superior están rodadas en algunas de las estancias del castillo, sin embargo, aunque a principios del Siglo XX, coincidiendo con la época que recrea Downton Abbey, llegaron a trabajar cerca de 60 personas en la mansión, las escenas de la cocina y de las dependencias de los criados han sido convenientemente recreadas en los Estudios Ealing, dado que las originales no se han preservado como eran entonces.
Escena de la serie rodada en la biblioteca del castillo.
Uno de los múltiples tesoros con los que cuenta el castillo, lugar habitual en el que podemos ver a los protagonistas de la serie, es la biblioteca, que cuenta con más de 5.000 volúmenes, algunos del Siglo XVI, y que tiene una particular división en dos habitaciones separadas por columnas.
El pueblo que aparece en Downton Abbey es el de Bampton.
El pueblo que aparece en la serie es el de Bampton, en Oxfordshire, típica villa inglesa bien preservada a lo largo del tiempo más cercana a Londres donde se han ubicado algunas localizaciones, como la del hospital, la iglesia de St Mary –en la que se celebran las bodas y el bautizo de la tercera temporada- de época sajona, remodelada en 1270, o el exterior de la casa donde se albergan Matthew Crawley y su madre (pues los interiores corresponden a Hall Place en Buckingghamshire).
Byfleet Manor, convertido en la residencia de la condesa viuda.
Otro de los lugares significativos de ‘Downton Abbey’ es la mansión de la condesa viuda de Grantham a la que interpreta Maggie Smith, se trata de Byfleet Manor y es una residencia privada de estilo georgiano en Surrey diseñada en 1723 por otro arquitecto de renombre como fue Sir Christopher Wren

Lady Mary en una escena rodada en Horsted Keynes Station.

Las escenas de la estación, que sobretodo predominan en la segunda temporada, con la marcha de Matthew Crawley a la guerra, han sido realizadas en Horsted Keynes station, una de las estaciones de ferrocarril mejor preservadas del Reino Unido y que mantiene un aspecto típico de los Años 30.
El tercer capítulo de la tercera temporada con Greys Court al fondo.
Greys Court, en Oxfordshire, una casa de estilo Tudor remodelada en los Siglos XV y XVI con posteriores adiciones realizadas en el Siglo XVIII, se convierte en el tercer episodio de la tercera temporada, en el marco ideal de fondo para una escapada de la familia Crawley al completo en un día de picnic. Los orígenes de la hacienda se remontan al Siglo XI y también ha experimentado el éxito de aparecer en la serie desde que se rodase en sus jardines una soleada jornada del pasado mes de mayo.
Los exteriores de Waddesdon Manor utilizados en la segunda temporada.


En la segunda temporada Sir Richard Carlisle (Iain Glen) planea comprar una mansión para vivir con su prometida, Lady Mary, la casa, que aparece en varios capítulos adopta el nombre en la serie de Haxby Park. En la realidad responde a dos edificaciones, los exteriores se corresponden con los de Waddesdon Manor, una casa de campo de estilo neorrenacentista, diseñada por el arquitecto francés Gabriel-Hippolyte Alexandre Destailleur en 1874 para el Barón Ferdinand de Rothschild. Ha aparecido en películas como Sherlock Holmes: Juego de sombras. Y los interiores de la ficticia Haxby Park están rodados en Halton House, edificada entre 1880 y 1883 por Alfred Rothschild –cuñado del anterior- siendo lugar de cita de la alta sociedad e incluso la realeza los fines de semana. Y que posteriormente, tras su fallecimiento en 1918,  fue adquirida por la RAF y actualmente sirve como comedor de oficiales. En ella se han rodado otros films como ‘La Reina’ y ‘El discurso del Rey’. Ambas se encuentran en Buckinghamshire.
Los protagonistas de Downton Abbey con el castillo de Inveraray al fondo.

El especial navideño de 2012 muestra como parte de los Crawley viajan a las Highlands en Escocia para visitar a sus primos los marqueses de Flintshire, capítulo de dos horas de duración ambientado en el verano y donde se dedican a la caza de venado y a la pesca. La hacienda, que en la serie es referida como Duneagle Castle, en la realidad se trata de un castillo muy visitado por su belleza, parecida a la de un cuento de hadas, y la de su entorno, el Inveraray Castle, propiedad de los duques de Argyll desde el Siglo XV. Adquirió su actual estampa tras su reconstrucción en el Siglo XVIII a partir de un dibujo de John Vanbrugh y fue diseñado por los arquitectos Roger Morris y William Adam. Su estilo incorpora elementos barrocos, góticos y paladianos.
El retrato de Carlos I de Van Dyck preside el comedor de Downton Abbey.
Además de la colección permanente de arte egipcio, el castillo de Highclere posee repartidas en sus más de 25 estancias auténticos tesoros pictóricos como en el comedor, presidido por un retrato ecuestre de Carlos I de 1643, una de las tres obras de Anton Van Dyck que existen en la casa. También cuenta con un retrato de Sir Joshua Reynolds o un escritorio utilizado por el emperador Napoleón.  
El castillo de Highclere cuenta con una colección de objetos egipcios.

Como curiosidades, apuntar que a unas 30 millas del castillo de Highclere, se encuentra el hogar en el que vivió su infancia la novelista Jane Austen, y que una de las haciendas vecinas es la de Andrew Lloyd Weber, el famoso compositor de musicales como ‘Evita’ o ‘El fantasma de la ópera’.

Autor: José Luis Urraca Casal. Licenciado en Historia por la Universidad de Cantabria. Para www.HistoriayCine.com

No te pierdas ninguno de nuestros artículos haciéndote seguidor a través de facebook o twitter 

Behind the Scenes at Downton Abbey  (2011):

2 comentarios: